• grupopinya@gmail.com

¿Qué es la resiliencia?

¿Qué es la resiliencia?

A través de los medios de comunicación descubrimos cada día historias de resiliencia que nos invitan a creer en las fortalezas y recursos del ser humano. No es preciso, sin embargo, mirar tan lejos; podemos encontrar esta capacidad en personas de nuestro entorno próximo: una madre, un abuelo, un vecino, un amigo etc. La resiliencia, a diferencia de lo que habitualmente se cree, no es algo extraordinario, sino que aparece de manera habitual, cotidiana en las personas.

Frecuentemente nos hacemos la pregunta: ¿por qué algunas personas que se encuentran en situaciones vitales adversas, consiguen salir adelante y llegar a desarrollarse de manera positiva, frente a los peores pronósticos y otros no lo logran?

La resiliencia ha sido descrita por diversos autores como la capacidad que tienen los niños, adultos y familias de recuperarse y volver a asumir su actividad diaria, pese a encontrarse rodeados de situaciones adversas o de haber vivido eventos estresantes. Esta capacidad se encuentra constituida por dos componentes fundamentales que interactúan entre sí: resistir frente a las pruebas de la vida y rehacerse, esto es, crecer, construir y resurgir pese a las dificultades. La resiliencia es, por tanto, mucho más que resistir, es también aprender a vivir. Guarda más relación con la capacidad activa de construir, de reescribir nuestra historia que con la actitud pasiva de resistir ante situaciones adversas.

Se trata de un concepto que no debe ser entendido como un atributo con el que nacen los niños, sino que se deriva de un proceso continuo de interacción entre la persona y su medio, es decir, que resulta de la combinación y el equilibro de diversos factores que permitirán al individuo afrontar las dificultades de la vida. La resiliencia es, por tanto, un fenómeno que resulta de habilidades normales del ser humano, y que puede ser fomentado y desarrollado en quienes lo deseen.

Estudios de neurociencia han demostrado que el cerebro humano se va configurando continuamente a través de las experiencias vividas y que, gracias a ello, las personas poseemos esa extraordinaria capacidad de cambio. Es cierto que no elegimos la adversidad, no elegimos sufrir ni tener miedo, pero si está en nuestras manos elegir hacer de ella una oportunidad para el aprendizaje y el crecimiento.

Opinya Psicología
Opinya Psicología

Deja un comentario