• grupopinya@gmail.com

Me siento diferente

Me siento diferente

Después del beso de buenas noches de mis papás, he recordado que tengo desde hace varios días una carta guardada en la mochila con las palabras “MUY IMPORTANTE”, escritas en el sobre. Nos la dio la tutora para los padres insistiéndonos mucho en que no se nos olvidara. Inmediatamente he pegado un salto de la cama y se la he dado a mamá, que tras leerla se ha enfadado muchísimo. No es la primera vez que me ocurre, todos lo dicen: “soy un desastre”, y creo que llevan razón.
Paciente, 8 años

Los niños que presentan problemas de atención se sienten muchas veces frustrados e incomprendidos por las personas de su entorno más cercano. A menudo son castigados o recriminados por sus despistes u olvidos continuos, la lentitud con la que realizan algunas tareas y los retrasos para entregar trabajos a tiempo.

Es frecuente escuchar acerca de estos niños: “está siempre en las nubes”, “vive en su mundo”, ”se distrae con una mosca”, “no se entera de nada”…Muchas veces resulta complicado llegar a comprender lo que estas personitas tienen en su mente.

El déficit de atención es una pesada mochila con la que muchos niños hacen frente al colegio y a los estudios cada día de su vida. Se trata de un problema muchas veces ignorado por padres y profesores y, otras, disimulado por los propios niños que realizan grandes esfuerzos por compensar esas carencias de atención y para mantenerse al nivel de sus compañeros. Con frecuencia, los niños que se encuentran en esta situación necesitan emplear más horas que sus amigos para memorizar un mismo texto o para poder aprobar un examen. En clase tienen la sensación de aburrirse, su mente se distrae con facilidad, olvidan cosas importantes y presentan problemas a la hora de organizarse. Como es esperable, todas estas dificultades terminan por repercutir, en muchos casos, en su propio autoconcepto: “nada se me da bien”. Sienten que hay algo diferente en ellos que no pueden explicar.

Como ya hemos visto, la realidad de las personas que sufren problemas atencionales no es fácil y, sin embargo, son constantemente penalizadas por ello. Llegar a realizarse en un mundo en el que no eres, muchas veces, capaz de cumplir con las expectativas externas e internas, requiere voluntad, fuerza y una inteligencia especial.

Opinya Psicología
Opinya Psicología

Deja un comentario