• grupopinya@gmail.com

Mi primer día de colegio

Mi primer día de colegio

Después de unas largas vacaciones llega septiembre y con él viejas rutinas y nuevas obligaciones. Ha llegado el momento de dejar en la playa el cubo y la pala y coger la mochila llena de libros.

El primer día en el colegio de “mayores”, supone uno de los momentos de mayor importancia en la vida de cualquier niño, pues entra en un mundo hasta ahora desconocido y alejado de su entorno de seguridad. Ahora deberá adaptarse a un nuevo centro con normas, horarios, compañeros y profesores diferentes. Por si esto fuera poco, dejará de ser el mayor de la escuela infantil para pasar a ser el más pequeño del cole, y eso a veces nos asusta.

No debe extrañarnos si empezamos a observar que durante los días previos al inicio de curso escolar e incluso durante las primeras semanas, nuestro hijo se encuentra más inquieto de lo normal, tiene dificultades para dormir y presenta una pérdida de apetito. Es natural que estos síntomas aparezcan en los niños que entran por primera vez en el colegio, ya que para ellos éste supone un gran cambio que su limitado desarrollo madurativo no les permite aún comprender:

¿Por qué he cambiado de profes? ¿Volveré a ver a mis viejos amigos? ¿Me han traído a este nuevo cole porque he hecho algo malo? ¿Volverán a buscarme?…

En esos primeros días la actitud que adopten los padres ante esta novedad es fundamental. Son ellos los que deben proporcionar a su hijo la tranquilidad y la confianza que le falta. Es importante hablar del colegio en tono positivo explicando con claridad para qué sirve, qué se va a encontrar allí, qué va a hacer, cuando vamos a ir a buscarle etc, de esta forma, le ofrecemos seguridad y disminuimos su ansiedad. Por otra parte, involucrar al niño en la preparación del material, la ropa o la habitación, también puede favorecer la adaptación del niño al entorno escolar.

Existen en la literatura infantil algunos cuentos que pueden ayudar al niño a enfrentarse a los primeros días de colegio, mediante historias de personajes que se encuentran en su misma situación y la superan de manera satisfactoria. Además, se puede recurrir a otras estrategias que proporcionen tranquilidad al niño, como son realizar actividades lúdicas (contar chistes, cantar canciones, jugar, recordar buenos momentos…) que desvien su atención de camino al cole.

Para todos, también para los adultos, los cambios pueden resultar perturbadores, generando miedos e inseguridades a los que debemos adaptarnos, muchas veces, en un tiempo récord. Lo mismo ocurre en el caso de los niños, que precisan de afecto, atención y comprensión para enfrentarse con éxito a su primer día de colegio.

mochila-niño

Opinya Psicología
Opinya Psicología

Deja un comentario