• grupopinya@gmail.com

¡Por fin vacaciones!… ¿y ahora qué?

¡Por fin vacaciones!… ¿y ahora qué?

Las vacaciones de verano han comenzado para los escolares y muchos padres se cuestionan qué es lo más adecuado para ellos en estas fechas vacacionales. El temor a que esta época ociosa se convierta en un completo descontrol de horarios, en la que los niños invierten demasiado tiempo viendo la televisión y usando los videojuegos, y en la que puedan olvidar parte de los conocimientos que han adquirido durante el curso, puede generar en los padres una situación de estrés e incluso un conflicto familiar. Sin duda no es una situación fácil de manejar.

El adecuado aprovechamiento del tiempo de ocio es un aprendizaje que los padres deben inculcar a sus hijos, enseñándoles a valorarlo y a organizarse para que las horas resulten productivas a la par que gratificantes. Las vacaciones no deben ser tomadas por los niños como una época para “hacer lo que quieran, cuando quieran”. Es fundamental que las personas que se encargan de su cuidado durante este tiempo, pongan límites y tengan un cierto control sobre los horarios y actividades de los pequeños. Durante las vacaciones se recomienda la implementación de rutinas, algo más flexibles, en las que existan unas horas determinadas para levantarse y acostarse, así como, la dedicación de unas pocas horas del día para realizar alguna actividad de tipo “intelectual”, esto es, revisión de temas del curso, refuerzo de materias en las que se tenga mayor dificultad, lectura de libros, etc. Además de lo anterior, es importante que se dedique el tiempo que sea posible en cada caso particular, a realizar actividades de ocio en familia, así como, deporte y ejercicio físico.

Es común que cuando llegan estasfechas niños y adolescentes vean en ellas una oportunidad para invertir largas horas “pegados” al televisor, “enganchados” al móvil, en internet o con la videoconsola. El uso excesivo de estas herramientas priva a los niños y adolescentes de otras actividades como pueden ser la lectura, el deporte y el tiempo en familia o con amigos. Los padres son los principales responsables del uso que éstos hacen de las mismas, debiendo ejercer un control sobre el tiempo empleado con ellas. Para ello, se debe acordar con los pequeños una hora u horas diarias determinadas para su utilización, que variarán en función de la edad del pequeño y que ningún caso debieran ser sobrepasadas. Además, es importante que los padres tengan preparadas algunas alternativas u opciones de ocio para sus hijos durante las vacaciones, que les permitan disfrutar de su tiempo libre sin que este se acabe convirtiendo en el uso monótono y abusivo de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Leer, dibujar o jugar a algún juego, pueden ser algunas de estas alternativas. También se pueden planificar excursiones al campo, actividades culturales como un museo o una feria, y otras actividades al aire libre como la práctica de algún deporte o la piscina. De igual modo, se deben promover las actividades que permitan a los niños relacionarse con otros iguales, alejándolos del mundo virtual en que acostumbran a moverse y mejorando sus habilidades sociales. A este respecto, se pueden proponer jornadas en las que haya un intercambio de casas, es decir, que los pequeños pasen unas horas o incluso unos días en casa de sus amigos y viceversa. Si nuestra economía nos lo permite, existen interesantes alternativas lúdicas para niños que ofrecen los centros de ocio infantiles y algunos centros escolares, como son los campamentos urbanos o talleres, ideales para su entablar nuevas amistades.

Por último, siempre que sea posible, es importante que procuremos dedicar tiempo de nuestras vacaciones a disfrutar de nuestros hijos, y a invertir un tiempo del que normalmente no disponemos a pasarlo bien haciendo cosas diferentes juntos.

 

basketball-1441408_1920

Opinya Psicología
Opinya Psicología

Deja un comentario