• grupopinya@gmail.com

¿Qué es la economía de fichas?

¿Qué es la economía de fichas?

La técnica de economía de fichas permite a padres y educadores modificar los comportamientos de los más pequeños de una manera sencilla. Consiste en motivar al niño en la ejecución de determinados aprendizajes, para fomentar la aparición de conductas positivas, reduciendo o eliminando las disruptivas.

Esta técnica consiste en introducir un reforzador artificial (pegatinas de colores, de muñecos, estrellas…) cuando se emite una conducta adecuada, que posteriormente será intercambiable por otros reforzadores (unos cromos, un juguete…).

En el ejemplo expuesto en la imagen que aparece a continuación puede observarse como la conducta que se pretende instaurar es la de “comer solo”. Para ello se han ido otorgando pegatinas con caras en función de cómo se realiza dicha conducta:

  • Cara roja: no es capaz de comer sola.
  • Cara amarilla: come una parte sola y en otra necesita la ayuda de un adulto.
  • Cara verde: come todo sola, sin ninguna ayuda.
  • Cara dorada: come sola y además lo hace estupendamente, esto es, no se mancha, recoge su plato, etc.

 

economia de fichas

 

Pautas para el uso eficaz de la economía de fichas:

  1. Las “fichas” deben estar visibles para el niño. Si el niño es pequeño, deberéis utilizar una cartulina en donde de pueden ir anotando los puntos que va consiguiendo. Si el niño es más mayor, se pueden administrar tarjetas o fichas.
  2. La conducta que se pretende conseguir debe quedar perfectamente clara para el niño.
  3. Resulta fundamental que se explique al niño cómo se obtienen o cómo se pierden puntos.
  4. Es necesario que un adulto supervise el adecuado funcionamiento, y que sea el encargado de administrar los puntos o reforzadores.
  5. Las normas deben ser explicadas de una manera clara y sencilla, asegurándose de que el niño lo ha entendido.
  6. Desde el principio deben quedar perfectamente claros los reforzadores o premios que se van a poder canjear por las fichas o puntos conseguidos.
  7. Siempre se debe utilizar el reforzador social o verbal (“¡Qué bien lo has hecho!”, “Estamos muy contentos”, etc) junto con la administración de la ficha.

 

¿Cómo se finaliza la economía de fichas?

Esta técnica comenzará a ser retirada cuando la conducta que queremos instaurar ya forma parte del repertorio conductual del niño, esto es, cuando el niño emita la conducta de manera habitual y constante.

Para su retirada existen diversas estrategias:

  1. Aumentar el tiempo transcurrido entre la realización de la conducta por parte del niño y el momento en que se le entrega la ficha.
  2. Incrementar la dificultad para conseguir el reforzador, es decir, cada vez el niño debe emitir más conductas para obtener el mismo reforzador.

Es importante explicar todos estos cambios al niño para que pueda comprender porque se están llevando a cabo y evitar, así, que lo rechace.

No obstante, siempre se puede consultar a un especialista que podrá orientar sobre la manera de adaptar esta técnica a nuestra situación concreta.

 

Opinya Psicología
Opinya Psicología

Deja un comentario