• grupopinya@gmail.com

¿Cómo llegar a mi hijo adolescente?

¿Cómo llegar a mi hijo adolescente?

La adolescencia es una etapa compleja, llena de cambios e incertidumbres que no afectan sólo al propio adolescente, sino que con frecuencia produce conflictos en las relaciones familiares. A lo largo de esta etapa muchos padres intentarán comunicarse con sus hijos adolescentes resultando, muchas veces, una tarea fallida. El desconocimiento de cómo acercarse a un adolescente, así como, la falta de habilidades de comunicación de los padres, son algunos de los ingredientes principales para que se produzcan conflictos relacionales entre padres e hijos.

Son muchas las causas que explican por qué los adolescentes tienen problemas a la hora de comunicarse con sus padres. En primer lugar, es muy frecuente escuchar en los adolescentes que “papá y mamá no van a entender la situación”, porque ellos ya pasaron por esta etapa hace muchos años y no pueden comprender cómo se sienten ellos. En otros casos existe un cierto temor a las posibles represalias derivadas de una confesión o de contar algo que saben que puede ser motivo de enfado para sus padres. Además de lo anterior, es común en los adolescentes experimentar un sentimiento de vergüenza acompañado por el temor a decepcionar a los padres si estos descubren algún comportamiento inadecuado o reprobable.

Una buena comunicación familiar puede mejorar la expresión emocional de niños y adolescentes, además de favorecer su capacidad de resolución de problemas y sus relaciones sociales. Entonces, ¿qué pueden hacer los padres para mejorar las competencias comunicativas con sus hijos? A continuación, ofrecemos algunas claves para fomentar dichas habilidades:

  • Es importante dejar que los adolescentes nos hablen cuando ellos lo necesiten. Es posible que los padres tengamos tentaciones de adelantarnos a sus ritmos o de entablar conversaciones en momentos inoportunos, pero es importante respetar sus tiempos.
  • Cuando hablemos con un adolescente debemos tener presente que no es fácil que nos expresen sus sentimientos o que nos cuenten sus vivencias. Por ello, cuando se presente la ocasión debemos mostrar interés por lo que nos está contando, esto es, dedicar ese momento exclusivamente a escuchar su relato, acompañándolo con gestos de escucha y atención.
  • Resulta fundamental crear con nuestros hijos un clima de confianza en el que ellos sepan que van a poder expresarse abiertamente y que no van a ser penalizados por ello. Si cada vez que nos cuenten una confidencia les vamos a regañar o castigar, dejarán de confiar en nosotros, y es preferible que nuestros hijos tengan la suficiente confianza para contarnos un problema o pedirnos ayuda.
  • La empatía es uno de los elementos que debe estar presente en toda comunicación con nuestros hijos, y más, si estos son adolescentes. Debemos hacer un esfuerzo por comprender realmente qué hay detrás de lo que el adolescente nos está contando, es decir, qué importancia o qué significado tiene para él, y trasmitir o manifestar que lo hemos comprendido.
  • Por último, se debe aprovechar las conversaciones con los hijos para ofrecerles pautas y criterios, alejándonos de los tradicionales “sermones” a los que ya están más que acostumbrados, y que poco a poco pueden ir perdiendo el efecto deseado.

 

Blog-3

Opinya Psicología
Opinya Psicología

Deja un comentario